Infusión de marihuana (cannabis)

Infusiones » Infusión de marihuana (cannabis)

El cannabis fue una de las hierbas más consumidas en la antigüedad. Actualmente, se ha estigmatizado su consumo, pero en varios países y regiones se ha normalizado la ingesta debido a la cantidad de propiedades que contiene su principal químico, el THC.

Si quieres disfrutar de los beneficios del cannabis, pero no afectar a tu sistema respiratorio, la mejor alternativa es preparar una infusión con la hierba, la cual se realiza con alguna grasa para desprender todas las propiedades.

¿Cómo preparar una infusión de marihuana?

Cuando el cannabis es ingerido a través de la infusión, los efectos tardan mucho más en producirse, en comparación al porro de la hierba. Sin embargo, estos duran por más tiempo, por lo que no es recomendable que ingieras una taza de té de cannabis en menos de 5 horas de haber tomado la anterior.

Los ingredientes que necesitas para la receta del té de marihuana son pocos, dado que un puñado de la hierba podrás hacer suficiente infusión como para 2 días. El ingrediente fundamental que necesitarás es un poco de grasa, ya que así se van a desprender los cannabinoides (compuesto de la hierba que contiene todas las propiedades).

Ingredientes

  • Cannabis o marihuana, en la cantidad que tú desees. Recuerda que la infusión hace más duradero el efecto hipnótico o psicodélico de la planta, por lo que puedes reservar a un puñado o una pequeña cucharada, equivalencia de 0.5 gramos.
  • Agua o leche entera de vaca, esta contiene las propiedades para desprender las cannabinoides. En caso de que utilices leche, no es necesaria la grasa (mantequilla o manteca). Si eres vegano, puedes usar leche de coco.
  • 1 barra de mantequilla o manteca. Si ya eres consumidor frecuente del té de cannabis, puedes emplear mantequilla de cannabis, la cual intensifica los efectos psicoactivos.
  • 1 colador de acero inoxidable.
  • Un edulcorante, preferiblemente, miel.
  • Recipiente de acero o aluminio para colocar en la estufa.

Preparación

  1. Toma la marihuana en hierba y desmenúzala por completo, hasta que el puñado quede esponjoso y manejable.
  2. Llena el recipiente de acero con el agua o leche. Colócalo en la estufa o cocina y deja que hierva (aún no agregues la marihuana). Puedes poner a hervir a fuego lento, ya que así las propiedades de la hierba se concentrarán en el líquido.
  3. Una vez que hierva, apaga la estufa. Toma el colador y coloca la marihuana y la barra de mantequilla en este.
  4. Cuela el líquido. Este va a derretir la mantequilla, la cual desprenderá todos los cannabinoides de la marihuana.
  5. Tapa con un paño la taza o recipiente.
  6. Deja actuar por unos 5 minutos para que todas las propiedades se concentren en el líquido y así disfrutar de todos los efectos.
  7. Quita el colador y sirve el té en una taza. Puedes guardar el resto y luego calentarlo, preferiblemente, en la estufa.

¿Para qué sirve la infusión de marihuana?

En el ámbito medicinal, el cannabis cuenta con varias propiedades que han normalizado y legalizado su consumo. Una de estas es su calidad como inhibidor del dolor, ya que los cannabinoides se unen a los receptores ubicados en el cerebro, bloqueando diversas dolencias mentales y físicas.

Además de ser un analgésico para tratar los síntomas de enfermedades musculares, también se compone de elementos orgánicos que actúan como antiinflamatorios. Esto lo hace idóneo para tratar el síndrome de colon irritable y las flatulencias, gracias a que sus componentes se unen al sistema endocannabinoide de nuestro cuerpo, encargado de regular diferentes reacciones y funciones como la presión arterial y la temperatura corporal. El cuerpo se vuelve inmune a estas dolencias por un intervalo de tiempo determinado por la cantidad de té consumido.

Uno de los últimos estudios realizados a los componentes del cannabis, el THC, devela que inhibe la aparición o desarrollo de la proteína que genera el Alzheimer. Esto se sustenta con base a las propiedades cognitivas del té, ya que su consumo activa diversas áreas del cerebro que fomentan el estado de ánimo y las emociones.

Beneficios de la infusión de marihuana

Además de los beneficios a nivel hormonal y anímico, el té de cannabis brinda varios beneficios solo con consumir una taza al día:

  • Tus pulmones se mantienen sanos.
  • Ayuda a controlar diversos trastornos como la ansiedad, el estrés y las convulsiones.
  • Disminuye el insomnio.
  • Aumenta los niveles de serotonina en el organismo, entrando en un efecto relajante durante un tiempo determinado.
  • Disminuye los riesgos de generar artritis y artrosis.
  • Hidrata la piel y cicatriza rápidamente las heridas. Para esto, puedes aplicar algunas compresas humedecidas en la infusión.
  • Inhibe los vómitos y náuseas.

Además, el té de cannabis brinda por más tiempo todos los efectos terapéuticos de la marihuana, a diferencia de su consumo a través del porro. No obstante, también se puede controlar la calidad de la embriaguez, ya que puedes preparar la cantidad de cannabis que quieras.

Contraindicaciones de la infusión de marihuana

En general, las contraindicaciones del té de cannabis se reducen a personas alérgicas, mujeres embarazadas y lactantes. No obstante, su consumo excesivo podría generar diversas patologías, como alucinaciones frecuentes y enfermedades cardiovasculares. El THC, componente principal de los cannabinoides, es un psicoactivo que afecta directamente al sistema cardiovascular, de modo que podrían producirse taquicardias y volver a la persona más vulnerable a los infartos.

También se desaconseja el consumo por parte de personas con enfermedades o trastornos mentales, ya que este podría alterar y volver más inestable al paciente.