Infusión de moringa

Infusiones » Infusión de moringa

Si hay una planta que actualmente es muy utilizada y popular por sus múltiples propiedades, es la moringa. Este árbol, cuyo nombre científico es Moringa oleífera, puede llegar a medir hasta 8 metros de altura, y se cultiva exitosamente en climas tropicales. También se le conoce como Ben, y es originario de la india.

Poco a poco se ha ido ganando el apelativo de ser un superalimento conocido como árbol de la vida, debido a sus comprobadas propiedades y a la gran cantidad de nutrientes que posee la planta. Una parte especialmente valorada son sus hojas, ya que con ellas se prepara una infusión que tiene un excelente potencial medicinal.

Propiedades de la infusión de moringa

Una de las propiedades fundamentales de la moringa, es que tiene increíbles efectos antioxidantes y potenciadores del sistema inmunológico.

Además es muy rica en vitamina C y en flavonoides, componentes que son buenos para fortalecer el sistema circulatorio y para detener formaciones tumorales.

La moringa también es un excelente desinflamatorio y puede ayudar con la cicatrización de heridas en la piel, ya que tiene componentes antibióticos como el tripanosoma. Posee además diversos nutrientes que sirven como agentes capaces de prevenir la degeneración celular.

▶️ Con solo 5 hojas de moringa, se obtiene un 15% de la cantidad de hierro necesario diariamente. Por eso, es ampliamente indicada para tratar casos de anemia. Adicionalmente, contienen grandes cantidades de calcio y magnesio que ayudan al sistema circulatorio, nervioso y a la recuperación muscular.

Otra de sus múltiples propiedades es que facilita la absorción de las proteínas e hidratos de carbono de los alimentos, lo que da más energía al organismo. También contiene vitaminas B1, B2, B6, ácido fólico y vitamina E, necesarias para la regulación hormonal.

¿Cuáles son los beneficios de la infusión de moringa?

Hoy en día hay muchos estudios científicos, como por ejemplo el realizado por la FAO de la Organización de las Naciones Unidas, que avalan los beneficios de la infusión de moringa. Dentro de los principales se encuentran:

  • Aumenta la capacidad respiratoria.
  • Es un potente adelgazante.
  • Reduce el colesterol y potencia las funciones cardíacas.
  • Ayuda a regular la presión arterial.
  • Es antiinflamatorio y analgésico.
  • Combate las úlceras estomacales.
  • Sirve para aumentar las defensas del organismo.
  • Es recomendado para mejorar la visión.
  • Combate los efectos de la menopausia.
  • Puede ser usado como tratamiento para las hemorroides.
  • Protege, humecta e hidrata la piel, y es un excelente cicatrizante.

Otro de los beneficios de la infusión de moringa, es que regula eficientemente las funciones metabólicas y detiene la oxigenación celular, garantizando mayor bienestar al organismo en general.

Contraindicaciones de la infusión de moringa

Como toda planta medicinal, su consumo debe ser prudencial. Puesto que en exceso puede tener ciertas contraindicaciones, como por ejemplo causa un aumento en la producción de glóbulos rojos. También, si se consume estando en ayunas, es posible que cause cierta acidez estomacal.

Otro efecto del consumo en exceso de la infusión de moringa, es la pérdida del sueño o lo que se conoce mejor como insomnio. Además, puede producir diarrea por sus propiedades laxantes.

Es importante que también sea moderado su consumo en el caso de las personas que tengan bajos niveles de azúcar en la sangre, por cuanto la planta tiende a bajar aún más estos niveles.

¿Cómo preparar la infusión de moringa?

▶️ La infusión de moringa es ampliamente usada para distintos tipos de afecciones. Para prepararla se utiliza la hoja verde, más no la amarilla, ya que es la primera la que conserva intactas todas las propiedades, vitaminas y nutrientes.

Estas hojas se secan y se pulverizan hasta convertirlas en polvo. Para una taza de té solo bastará la cantidad de una cucharada.

Aunque muchas personas erróneamente piensan que la infusión se prepara con cualquier parte de la moringa, realmente no es así. Ya que solo la hoja de la planta es la que se utiliza para preparar el brebaje.

Su preparación es simple y rápida, y solo necesitas de una tetera o un hervidor, agua y el polvo de la hoja seca de moringa.

Receta para una infusión de moringa perfecta

La infusión de moringa, se prepara utilizando las hojas provenientes de la Moringa oleífera o árbol de moringa:

  1. Se deben secar hasta un punto en el cual se puedan pulverizar. Luego al estar totalmente convertidas en polvo, se almacenan en bolsas de papel o en un recipiente hermético para ser utilizadas posteriormente para preparar la infusión. La recomendación es que siempre tomes las hojas verdes.
  2. Para el té, debes poner una cantidad de agua a hervir de acuerdo al número de vasos que quieres hacer.
  3. Cuando esté caliente, le agregas una cucharada sopera de polvo o sumerges la bolsa de papel con el contenido de moringa. Lo dejas reposar por unos 5 minutos aproximadamente.
  4. Luego de ese tiempo, extraes la bolsa de té o cuelas el líquido, y ya está lista para ser consumida la infusión.

Una recomendación final es que no dejes hervir por mucho tiempo el preparado. Por cuanto se pueden perder algunas de sus propiedades. También es bueno tapar la infusión para que aproveches todas sus bondades. Puedes combinarlo con una cucharadita de miel y ralladura de limón u otras plantas, si deseas darle un sabor adicional.

Sin duda, si deseas mejorar tu salud, la infusión de moringa es una de las alternativas naturales más recomendadas para cortar o detener el avance de algunos conocidos patógenos.